• Guayacán: la cerveza medioambiental

  • Guayacán: la cerveza medioambiental

    Guayacán: la primera cerveza artesanal del norte

    Con un impecable proceso productivo, energéticamente autosustentable y bajo impacto ambiental, Cervecería Guayacán es un imperdible turístico para los visitantes del Valle del Elqui.

    Para llegar a este prometedor lugar, desde La Serena tomamos la ruta 41 y al llegar a la intersección con ruta D-333, nos adentramos en la Calle Principal de la localidad de Diaguitas. A dos cuadras hacia el oriente de su plaza cívica, a la altura del número 33, encontramos la afamada cervecería artesanal. Su entorno es mágico. Entre hermosos cerros cobrizos, coloridos valles y calles adoquinadas, sentimos que el tiempo se detuvo en el espacio. La tranquilidad y misticismo del lugar nos promete una experiencia única.

    Una cervecería de amigos

    Estos 3 amigos se conocieron mientras estudiaban agronomía en la Universidad Católica y su buen gusto por las cervezas de calidad los unió en los momentos de ocio académico. Ya egresados, la historia parte cuando Cristóbal Holmgren quiso producir su propia cerveza artesanal, tras estudiar muy bien el proceso y seleccionar con pinza los ingredientes, tuvo su primera producción que sacó aplausos de sus críticos más cercanos. Viendo el gran potencial en la receta que descubrió, el 2009 llamó a sus dos grandes camaradas, quienes lo ayudarían a madurar su idea. Andrés Toro y Víctor Szecowka ni chistaron su respuesta, lo abandonaron todo en la capital y decidieron acompañar a su colega en el innovador desafío.

    Gracias a su sostenida y minuciosa producción, en su corta trayectoria estos emprendedores ya se adjudicaron muchos reconocimientos a nivel nacional e internacional, destacándose el recibido en el 2011 por el Australian International Beer Awards (AIBA), instancia que reúne a reconocidos productores de cerveza de la más alta calidad y excelencia del Asia Pacífico. Este hito aumentó la popularidad de sus productos y los hizo imprescindible en las góndolas de los principales supermercados del país. Tras el ingreso a la sociedad de familiares de Andrés, Juan Toro (padre e hijo), el 2011 iniciaron un ambicioso plan que les permitió ampliar su planta situada en Diaguitas y dos años más tarde serían los pioneros en Sudamérica en recolectar capital a través del sistema crowfunding de inversión, lo que les permitió pasar de una producción inicial mensual de cuatro mil litros a producir más de cuarenta mil en la actualidad.

    ¿Qué es lo que llama la atención de esta cerveza?

    La dedicación y delicadeza en su producción es degustable en el producto final. La fina selección de materias primas de primera calidad y la pureza del agua mineral del Valle del Elqui, hace de cada una de las variedades de sus cervezas, únicas e irrepetibles en su especie. En su versión Golden Ale, Pale Ale y Stout, la receta se basa en la tradición del arte cervecero alemán, donde solo cuatro ingredientes básicos (agua, cebada, lúpulo y levadura) dan vida a la noble bebida.

    Ideal para el maridaje de distintas preparaciones gastronómicas, esta cerveza elquina se presenta al mercado nacional en ocho variedades, destacándose su versión Golden Ale para refrescar las calurosas tardes de verano y la elegancia de Stout para compartir momentos dulces de la vida. Y pensando en los visitantes de su factoría, Cervecería Guayacán dispuso en sus instalaciones un espacio íntimo llamado Beergarden, donde ofrecen una amplia carta de pizzas y ensaladas para acompañar una exquisita cerveza helada en los faldones de los cerros del Valle del Elqui. La experiencia incluye un tour por la fábrica.

    Empresa B

    Siguiendo la línea de los emprendimientos que se dan en la principal región medioambiental de Chile, la visión y el modelo de negocios de las denominadas empresas B priorizan su crecimiento en función del desarrollo social y ambiental del entorno que están emplazadas. Como un ejemplo a seguir, Guayacán fue la primera Cervecería de Sudamérica en recibir tal distinción, debido a su consciente plan de producción y vinculación con el medio. Tal reconocimiento reafirma el largo trabajo que vienen realizando estos chicos, destacando varios hitos en esta línea.

    Gracias al subsidio de la Fundación para la Innovación Agrícola (FIA), este emprendimiento local logró ser la primera cervecería en Chile que genera su propia energía para sus procesos productivos, teniendo como resultado el ahorro de casi un 50% de los costos energéticos. La estrategia estuvo en la instalación de paneles solares foto-voltaicos en su techumbre, lo que genera energía limpia y aprovecha un recurso natural que abunda en los cielos de nuestra región. Hoy la cervecería se posiciona con un modelo de negocio autónomo y auto sustentable en el tiempo, destacando el compromiso ético de sus fundadores de no impactar al medioambiente.